Versión Diario el Expreso y mi propuesta de redacción

Posted on abril 20, 2010

0


Versión del diario el Expreso

La urbe solo recicla el 21% de la basura

Cada año, el Puerto produce cerca de un millón de toneladas. Hay propuestas, pero debido a su costo falta interés, denuncia Vachagnon
De las 950.000 toneladas de basura que Vachagnon recolecta cada año en Guayaquil, solo el 21% es reciclada. Las cifras las manejan empresas privadas involucradas a la actividad, pues ninguna entidad gubernamental ni el Municipio poseen estadísticas sobre el particular.
Según datos de Fibras Nacionales, en la ciudad se recuperan, cada año, unas 54.000 toneladas de cartones y 16.000 de papel. Reciplásticos, otra empresa privada, sostiene que en el Puerto Principal se reutilizan anualmente 20.000 toneladas de plástico y 4.800 de vidrio.
Recynter es experta en la recuperación de metales. Sus estadísticas hablan de 120.000 toneladas de chatarra ferrosa y 10.000 no ferrosa (aluminio, bronce y acero inoxidable) que se recogen entre los escombros de la urbe al año.

Según datos del Municipio, en Guayaquil funcionan 23 empresas recicladoras de plástico, vidrio, papel, cartón y aluminio que generan 5.000 fuentes de trabajo.
Organizaciones sociales consultadas por este Diario creen que, a pesar del esfuerzo individual de estas empresas, hacen falta políticas que permitan hacer del reciclaje una industria eficiente. El Foro Democrático, por ejemplo, lamenta que la ciudad pierda un rubro que, de explotarse técnicamente y no de la manera artesanal como lo hace, sería uno de los más importantes.

Su posición se basa en la firma de la última concesión para la recolección de basura que desde junio tomará, por siete años, el consorcio Puerto Limpio. “Ningún punto del contrato firmado entre el Municipio y Puerto Limpio incentiva a recuperar la basura. Ni siquiera se menciona la palabra reciclaje”, lamentó el representante del Foro Democrático, César Cárdenas.
Para el dirigente, el plan de concienciación debería empezar con la entrega a domicilio de fundas de colores para la clasificación de desechos, pero dentro de la misma Municipalidad existe la creencia, entre sus funcionarios, de que si no se ha podido con una, menos con tres.

Vachagnon, en cambio, cree que es posible cambiar la historia, reciclando en el destino final. El portavoz de la empresa, Jesús Beltrán, asegura que le han insistido al Municipio en la contratación de los chamberos para que reciclen la basura en el botadero de Las Iguanas. “La respuesta que siempre hemos recibido es que no hay presupuesto”, sostiene.
La experta ambientalista de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Espol, Alvia Aguilar, señala que pese a que en Guayaquil no existen políticas en torno a la materia, es completamente sostenible. Solo falta voluntad y cooperación. “Se necesita concienciar a las personas para que empiecen a hacerlo. En el Ecuador hay buenos ejemplos: en Loja y Puerto Ayora, el reciclaje es parte de la cultura diaria”.

El caso de Loja -dice Aguilar- es el que más llama la atención. “En esta ciudad existe un concurso en donde el barrio que más recicla es recompensado al final del año con pequeñas mejoras a las calles, aceras y hogares. Distinto es en Guayaquil, en donde los adoquines se colocan gratis”.
Si bien en la capital del Guayas hay establecimientos educativos que efectúan campañas de reciclaje, la cobertura es limitada. El jefe de Educación de Medio Ambiente y Rural, Shubert Gualancañai, reconoce que la tarea es difícil, “por la falta de recursos y apoyo de organizaciones no gubernamentales”.

El año pasado, la entidad a su cargo apenas pudo trabajar en los programas con 1.000 estudiantes, en una ciudad que cuenta con una población escolar de 561.000.
Aunque el Gobierno no tiene políticas para la recuperación del material ferroso, sí crea leyes que entorpecen su labor. Mario Bravo, representante de la empresa Recynter, se queja de que el sector sufrió un revés con la ley que limita el mercado de materiales ferrosos y no ferrosos. “El producto iba a mercados especialmente asiáticos, ahora deberá quedarse”.
Precisa que de esa manera pierden la línea de competitividad internacional, pues es menor el margen de ganancia. En este caso, la utilidad es inferior a los 20 dólares que percibían en los mercados del exterior.

En más de una ocasión, el alcalde Jaime Nebot ha defendido la gestión del Cabildo en torno al tema. Con un 97% de efectividad, uno de los planes de reciclaje en Guayaquil es el de Manejo Integrado de Desechos (MID), que se desarrolla en el Malecón del Salado. Con 114 módulos de clasificación, es uno de los pocos sitios públicos de la urbe con este sistema.
Desde 2004 hasta la fecha, han clasificado 39 toneladas de plástico, 217 de vidrio y 20 de cartón. Aquello ha generado ingresos por 14.000 dólares, dineros reinvertidos en el proyecto.
La otra cara es el Malecón Simón Bolívar, cuya efectividad en reciclaje no suspera el 45%. El gerente de Operaciones, Fernando Delgado, sostiene que uno de los factores es que las instalaciones “son visitadas por personas de otras ciudades en donde no hay una cultura de reciclaje”.

Anuncios
Posted in: Uncategorized